Tu Hogar a un CLIC
f

Cómo convertir la cocina en una oficina improvisada

  /  Consejos   /  Cómo convertir la cocina en una oficina improvisada
Cómo convertir la cocina en una oficina improvisada

No todas las personas que deciden vivir solas tienen la oportunidad de arrendar el apartamento de sus sueños por varias razones, pero la que más se repite es el presupuesto, pues no todo el tiempo se cuenta con la cantidad de dinero suficiente como para pagar un sitio realmente cómodo para vivir, especialmente en estos tiempos donde los apartamentos de un solo ambiente están de moda y se han convertido en la alternativa más asequible para muchos.

¿Qué sucede si se necesita espacio para tener una oficina y se vive en un lugar de 30 metros cuadrados? Pues la cocina puede ser la alternativa.

Cómo optimizar espacios

Trabajar en el cuarto es tentador porque tener cerca la cama produce sueño y estar frente al televisor invita a ver una película. Se corre el riesgo de un problema mayor, por ello la solución es adaptar otro lugar de la casa o apartamento como oficina.

¡En este caso la cocina es ideal!

Con unos cuantos cambios que no implican remodelaciones mayores, se puede tener un lugar tipo oficina que además resultará bien confortable. Lo ideal es comenzar por:

Decidir dónde se ubicará el escritorio

Si hay un mesón tipo isla en la cocina entonces ese será el rincón laboral, pero no todos corren con esa suerte, así que toca improvisar.

Con estos tips se logrará el cometido:

  • Buscar un área en la que se puede poner una mesa pequeña o alguna tabla de madera (puede ser arriba de la lavadora o secadora, solo que si es allí entonces no se podrá trabajar cuando las mismas estén en uso)
  • Una vez localizada el área es necesario acondicionarla para que tenga todos los implementos exactos, a fin de que el usuario pueda cumplir con el trabajo de la mejor forma posible; si se empleará para ello una mesa, en la que además se toman alimentos, lo recomendable es escoger una esquina para ubicar la oficina portátil. También se debe considerar levantar las herramientas de trabajo cuando se vaya a comer para evitar posibles daños de las mismas si se llega a derramar un líquido.
  • Otra alternativa es, colocar una mesa pegada a la pared, esta puede abrir y cerrar, es como una especie de oficina invisible que se activará cuando se vaya a utilizar realmente; de resto estará oculta.
  • Una idea a tener en consideración, es que la oficina debe estar alejada de las hornillas para cocinar, no solo porque habrá exceso de calor mientras se trabaja, sino porque es un riesgo tener equipos electrónicos cerca del fuego.
  • Se debe armar la zona de trabajo cerca de una toma de corriente, en caso de que haya alguien cocinando mientras otro labora, no habrá cables atravesados por toda el área.

Consejos para oficinas caseras

El hecho de que una oficina en casa tenga que ser funcional, es decir, que realmente cumpla con su objetivo, no significa que se deba dejar a un lado la parte estética. Con un poco de organización y creatividad se pueden tomar en cuenta ambos elementos.

  • Tener una mesa de trabajo cerca de una venta es ideal para las personas que necesitan algo de inspiración
  • Se puede decorar con una temática específica y hacer del lugar de trabajo un sitio personalizado, en este caso los cuadros o afiches siempre jugarán un papel importante
  • Es vital considerar el uso de las plantas y la razón es más espiritual que estética, pero la verdad es que el color verde también proporciona una bella muy interesante en el sitio donde se decide utilizar

Lo cierto del caso es que lo mejor de tener la oficina en casa es poder hacer con ella lo que provoque, lograr que sea un lugar para la tranquilidad y por ende la productividad.