Tu Hogar a un CLIC
f

Cómo evitar y reportar estafas al momento de arrendar

Inicio » Blog » Arriendo » Cómo evitar y reportar estafas al momento de arrendar
evitar-y-reportar-estafas

Cómo arrendar es primordial, aprender a protegerse contra estafas y negocios fraudulentos, verificando las fuentes de donde vienen los corredores de inmuebles y creando un ambiente seguro al momento de iniciar una búsqueda de apartamento.

Los fraudes y estafas al arrendar se presentan porque la mayoría de las veces no se realiza una adecuada identificación de las personas que van a realizar el contrato.

Las indagaciones sobre las partes involucradas se empiezan a realizar cuando el contrato se incumple o ya se presenta el fraude como la presentación de fiadores falsos, el no poder acceder a la propiedad ya consignado el pago y otras similares.

¿Cómo reportar una estafa?

Si se es víctima de un fraude inmobiliario lo primero es contactar a las autoridades locales, ellos tienen la competencia para conocer las irregularidades inmobiliarias y pueden tomar acciones al respecto.

En el caso de Bogotá, la oficina de Subdirección de Investigaciones y Control de Vivienda adscrita a la Secretaría del Hábitat, es la encargada del control de vivienda y se le atribuyen las siguientes funciones:

  • Investigar, sancionar e imponer las medidas correctivas para el cumplimiento de la Ley, aplicar sanciones administrativas, vigilar el cumplimiento de las obligaciones relacionadas a esta actividad.
  • Conocer las controversias originadas que puedan originarse a raíz del contrato de arrendamiento como problemas con fiadores y codeudores, terminación unilateral del contrato, depósitos ilegales, no expedición de comprobantes de pago al arrendatario, y similares.

Cuando el arrendador es una inmobiliaria debe tener un representante legal, por tanto, así como tiene derechos, tiene obligaciones y son responsables por sus omisiones y/o abusos.

Es importante al demandar judicialmente por perjuicios tener las pruebas o evidencias que soporten estos incumplimientos que se exponen y el monto comprometido en el proceso.

Es conveniente consultar la Ley 280 de 2003 que es la que rige en el caso de bienes raíces destinados a vivienda urbana y labores de intermediación comercial entre arrendadores y arrendatarios.

De la atención, control y vigilancia se encarga la Alcaldía que es al ente donde se debe dirigir la persona que ha sido víctima del fraude.

¿Cómo evitar estafas al arrendar?

Abogados y expertos en bienes raíces recomiendan educarse e investigar acerca de cómo identificar este tipo de fraudes y saber cómo reportarlos de forma segura y adecuada.

La mayoría de los sitios de arriendo seguro por internet tienen una guía de cómo notificar si ha sido parte de un fraude online, leer e investigar los procedimientos a seguir nunca está de más cuando se decide usar estos medios para arrendar.

Las típicas estafas de arriendo inician con una publicación de un inmueble con características que parecen demasiado buenas para ser ciertas, el estafador suele poner bajo presión al prospecto alegando que tiene demasiadas ofertas esperando por la unidad en cuestión.

La mayoría de los estafadores no dejan que el prospecto visite el inmueble, pero demandarán un adelanto de dinero para asegurar la propiedad. Una vez se entrega el dinero es prácticamente imposible obtenerlo de vuelta.

Es difícil detener a los estafadores porque la mayoría de las personas no denuncian ni conocen que han sido víctimas de un fraude hasta que es demasiado tarde.

Algunas de las preguntas que se deben hacer para evitar estafas al momento de arrendar

  • ¿El canon de arriendo es demasiado bajo para el área?
  • ¿El espacio, las habitaciones y lugares comunes parecen ser demasiado buenos para el precio?
  • ¿El vendedor es demasiado insistente?
  • ¿Es imposible conectar al dueño o persona que ofrece el inmueble con una dirección?
  • ¿La persona evita conocer el inmueble previo al pago?
  • ¿Piden dinero o número de tarjetas de crédito para asegurar la disponibilidad?

Estos son algunos de los interrogantes que toda persona que desea arrendar debe hacerse para evitar incurrir en fraudes de los que luego se puede arrepentir.