Tu Hogar a un CLIC
f

4 consejos para rendir el dinero si vive solo

  /  Dinero y Finanzas   /  4 consejos para rendir el dinero si vive solo
4 consejos para rendir el dinero si vive solo

Hacer rendir el presupuesto cuando se vive solo, es uno de los objetivos de muchas personas, porque en esta etapa de la vida, no solo se tienen responsabilidades personales, sino financieras, como cumplir con el importe de arriendo que establece el contrato.

En este sentido, lograr que el tema del dinero no se convierta en un dolor de cabeza, siempre será una buena opción. Existen varias maneras de hacerlo, todas apuntan a utilizar la organización como premisa del trabajo.

Paso 1: estructurar un presupuesto real

Esto es muy importante porque se suele cometer el error de creer que todo el dinero que se gana, corresponde al presupuesto con el que se cuenta para cubrir los gastos y, realmente, no es así.

Puede que un sueldo sea de 4.000.000 millones de pesos mensuales, pero ese dinero debe someterse a ciertas deducciones legales, en caso de que se trabaje para otra persona; o con él también se deben cubrir los gastos de ejecución, si se desempeña labores a título personal, lo que significa que, tras sacar esa cuenta, se sabrá a ciencia cierta de cuánto se dispone para cubrir gastos; a partir de allí, la planificación se hace más sencilla en todos los sentidos.

Paso 2: definir estrategias de ahorro

Esta es la parte más interesante de todo el proceso, porque equivale a que se haga un estudio real de las posibilidades de la persona que quiere ahorrar dinero y, en función de lograr un resultado positivo, elija aquello que se equipare mejor con su estilo de vida.

Por lo general, los siguientes son los pasos más comunes:

  • Buscar un compañero de vivienda, tal vez esta sea la manera más rápida de ahorrar dinero, porque implica compartir gastos no solo por el arriendo, sino el pago de servicios. Sin embargo, esta solución depende directamente de las políticas de arrendamiento por lo que es preciso consultar las posibilidades reales de aplicación, antes de tomar una decisión al respecto.
  • Planificar las comidas, cuando se vive solo, muchas veces se cae en el error de gastar dinero extra en desayunos o almuerzos fuera de la vivienda, porque no hubo tiempo de preparar nada en casa. Esta puede ser una fuga importante de dinero; destinar un día a la semana para cocinar el almuerzo y llevarlo a la oficina o bien levantarse más temprano de lo normal a fin de poner a punto los alimentos cada día, es una buena manera de tapar ese escape.
  • No salirse del presupuesto es otra alternativa ideal, esto significa controlar el uso del teléfono para gastar lo necesario, solo que lo que se debe pagar por renta básica al mes; además de no contratar servicios que no se consumen, a veces se cancela un plan de televisión de 300 canales y nunca se enciende el aparato, o se hace de forma muy limitada.

Paso 3: alquilar cerca del trabajo

Cuando de ahorrar dinero se trata, todo lo que se pueda hacer para lograrlo es bueno. En este sentido, tener en cuenta la distancia que existe de la vivienda al trabajo, es una manera de controlar los gastos, porque mientras más cerca estén esos dos puntos, menos se gastará en transporte para traslado entre ellos. De no ser esto posible, otra alternativa es compartir carro, quizás con un compañero de trabajo residenciado en una zona cercana.

Paso 4: identificar gastos hormiga

Este es un tema delicado e importante, los gastos hormiga son muy pequeños, pocas veces se consideran perjudiciales o determinantes; pero, en suma, pueden hacer mucho daño. Son esas tazas de café que se toman todos los días o el helado que se consume los fines de semana. Tal vez hacer ejercicios solo en el plan mensual del gimnasio y no pagar clases extras, e incluso recortar un poquito el tema de la diversión, no todos los fines de semana se necesita hacerlo.

Ahorrar es aprender a ser equilibrado, y tener claro qué es lo que conviene y qué no; los gastos hormiga hacen un daño real.

Paso 5: visualización de objetivos

Esto resulta vital, porque a la idea de ahorrar dinero es preciso darle una razón, de esa manera todo saldrá mejor. Cuando se tiene un motivo, es más sencillo enfocarse. De allí, los resultados serán más satisfactorios en todos los sentidos.