Tu Hogar a un CLIC
f

Qué es la psicología del diseño de interiores y cómo se utiliza

  /  Decoración   /  Qué es la psicología del diseño de interiores y cómo se utiliza
Psicologia del diseño de interiores

Antes de remodelar una casa o mudarse a un nuevo apartamento, es ideal estar al tanto de qué funciona y qué no, de esa manera se logrará no solo una decoración bella o armónica, sino beneficiosa para las personas en todos los sentidos.

La psicología es una ciencia y unida al diseño un arte, ambos aspectos combinados se convierten en perfección, además de una tendencia moderna en la que se combinan las nociones más importantes de los dos conceptos para crear algo impactante.

Una sala recargada con muchos colores o decorada con muebles muy oscuros puede afectar de forma directa las emociones de la persona que está en contacto con ese ambiente. El desorden o incluso la suciedad, son capaces de hacer de las suyas con la estabilidad de un sujeto.

¿Qué es la psicología aplicada al diseño de interiores?

Se trata de una rama de la psicología ambiental que centra su estudio en el análisis de la relación existente entre los diferentes tipos de ambientes y la forma en la que afectan a quienes entran en contacto con ellos.

No es ilógico decir que cierto lugar visitado o la casa de los abuelos genera un tipo de emoción específico, pues, en este caso, la psicología en el diseño de interiores busca crear un equilibrio positivo partiendo de las emociones.

Se basa principalmente en:

Los colores que se utilizan
El lugar en el que se colocan los muebles
Los objetos que se usan para complementar la decoración de un lugar particular

¿La razón?

Todo lo que está en una casa o apartamento genera emoción, por ejemplo, el estudio realizado por Sibel Seda Dazkir, doctora en diseño y entorno humano, de la Universidad Estatal de Oregon (EE.UU), confirma que las líneas curvas hacen sentir felicidad, mientras que la amplitud da la sensación de tranquilidad.

Cómo prestar atención a los detalles

En este sentido, un buen diseño de interiores no solo debe pensarse para verse bien, sino que es preciso hacer sentir bien a quién vivirá en el lugar que se está decorando.

Algunas recomendaciones básicas son:

  • El uso de tonos pasteles es muy importante porque este tipo de colores brindan una sensación de relajación e intimidad. Son perfectos para áreas pequeñas como cuartos, baños o consultorios médicos
  • Por su parte, los colores como el gris o blanco (aunque ambos están de moda), son muy impersonales. Si se toma la decisión de utilizarlos, es importante combinarlos con otras tonalidades
  • Los expertos no recomiendan recargar la casa o apartamento con muchos objetos, puesto que un espacio equilibrado y amplio da una idea de libertad o tranquilidad; esto aplica muy bien para habitaciones de niños recién nacidos, se ha comprobado que mientras menos elementos estén visibles, más tranquilos estarán los bebés en sus primeros días de vida
  • La personalización es otra estrategia a tener en cuenta, cuando se inicia la vida en una casa nueva lo primero es lograr que haya una buena identificación con el lugar, colocar fotos u objetos con un significado personal servirá para que los habitantes de ese sitio se sientan más cómodos

Pero además de todo lo explicado en párrafos anteriores, también es vital tener en cuenta la textura de los muebles, el color de las paredes e incluso la temperatura del ambiente. En consecuencia, si una persona es capaz de identificarse con su cocina, el baño o el cuarto donde duerme, entonces sin duda alguna su vida será más sencilla.

Por lo que antes de decorar es importante preguntarse:


¿Qué color le gusta o lo hace sentir bien?
¿Qué tipo de ambiente se pretende crear en la nueva casa arrendada?
¿Qué sentimientos le transmite el espacio tal como está y de qué forma le gustaría mejorarlo?

Se trata, sobre todo, de lograr un objetivo específico:

Armonía, lo que se ve, sea lo mismo que se siente. Muchas personas se preocupan más por tener el apartamento perfecto para que los demás lo vean, cuando la opinión más importante es la de la persona que estará allí todos los días.