Tu Hogar a un CLIC
f

¿Problemas de mantenimiento? Sepa cómo atenderlos a tiempo

Inicio » Blog » Consejos » ¿Problemas de mantenimiento? Sepa cómo atenderlos a tiempo
problemas-de-mantenimiento

Es bien sabido que el mantenimiento es un pilar fundamental para la prosperidad en la relación propietario-inquilino, así que el arrendador tiene una de las tareas más importantes al estar al pendiente de las solicitudes de mantenimiento.

Como propietario podría sentirse agobiado al sentir que cada solicitud de mantenimiento exige ser la «máxima prioridad». Entonces, ¿cómo priorizar las órdenes de trabajo de mantenimiento? A continuación, consejos prácticos para una mejor administración en su propiedad arrendada.

Evaluar y priorizar las solicitudes de mantenimiento

Las solicitudes de mantenimiento deben incluirse en una de estas cuatro categorías: urgente, de alta prioridad, de prioridad media y de baja prioridad. De esta manera puede evaluarlas y distinguirlas.

Solicitudes urgentes o de emergencia

Problemas tales como pérdida de energía, una tubería reventada, incendio o una falla en el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Una tubería rota que inunde repentinamente una cocina es un problema de convivencia para los inquilinos y costará millones de pesos si no se repara inmediatamente. Estos asuntos que comprometen inmediata y efectivamente la seguridad, la habitabilidad en general, y la inversión a largo plazo del inmueble. 

Solicitudes de prioridad alta a prioridad media

Si bien las solicitudes de mantenimiento de emergencia son fáciles de detectar, esta categoría no parecer igual de fácil de identificar. Estos trucos pueden sacarle de apuros. Evalúe mentalmente cada solicitud de reparación en una escala del 1 al 5. Esto le ayudará a eliminar los factores externos y obtener una evaluación imparcial de la importancia de cada solicitud. 

  • Las tareas de alta prioridad son cuestiones de mantenimiento que afectarán directamente la convivencia en un futuro próximo. Pueden incluir goteras en techos o tuberías, una infestación de chinches o la mayoría de los electrodomésticos estropeados. Si estos elementos no son tratados con prontitud, podrían suponer un alto riesgo financiero o impactar negativamente la capacidad para que inquilinos vivan de manera segura en el inmueble.
  • Las tareas de prioridad media consisten principalmente en cuidado preventivo. Estas tareas son fundamentales para garantizar que las propiedades se mantengan en buen estado. Estas responsabilidades pueden incluir tareas de mantenimiento estacionales como la remoción de escombros y arbustos para la prevención de incendios, la prevención de resbalones en épocas de lluvia e invierno y otros problemas que podrían representar un riesgo en el futuro cercano. 

Solicitudes de prioridad baja

Estas solicitudes no representan un riesgo para la seguridad, ni arriesgan deteriorar la propiedad con el tiempo. Las solicitudes de mantenimiento de prioridad baja son a menudo cosméticas y causan más molestias que amenazas, pero esto puede hacer que sean demasiado fáciles de ignorar por completo. Tareas como reemplazar la bombilla del horno, reparaciones superficiales de la pared, etc., se les puede asignar tranquilamente una calificación de 1-2 en su escala. Solo asegúrese de atenderlas eventualmente, para evitar quejas de sus inquilinos. 

Cómo evitar las solicitudes urgentes

El mantenimiento oportuno hace que sus inquilinos se sientan escuchados y contentos. La buena comunicación incitará que un buen inquilino desee quedarse largo tiempo en la propiedad. Completar el mantenimiento lo antes posible reduce el tiempo de acción y los costos a largo plazo. También previene ser el responsable de una situación insegura no resuelta. 

Utilice apps para rastrear y evaluar solicitudes

Existen aplicaciones desarrolladas para ayudar en la administración de propiedades, dirigida tanto a propietarios como a administardores, convirtiendo así a la priorización de las solicitudes de mantenimiento en una tarea sencilla. Usted puede recibir notificaciones con solicitudes de mantenimiento de inquilinos, responder al inquilino y asignar a cada tarea una prioridad, todo en un solo lugar. Esto hace que llevar la cuenta de todas las solicitudes sea más eficiente, permitiéndole pasar más tiempo atendiendo realmente las necesidades a la mano.