Tu Hogar a un CLIC
f

Los problemas más comunes de mantenimiento en viviendas arrendadas

  /  Consejos   /  Los problemas más comunes de mantenimiento en viviendas arrendadas
problemas-de-mantenimiento-en-arriendos

Los problemas de mantenimiento de las viviendas arrendadas no tienen por qué ser un dolor de cabeza si se comprende quién es el responsable, sin embargo,  son una de las preocupaciones más comunes que tienen tanto propietarios como inquilinos y a veces la fuente más común de disputas.

Problemas comunes de viviendas arrendadas

¿Quién es el responsable del mantenimiento diario dentro de la vivienda?

El propietario es responsable de varias cosas. Esto incluye asegurarse de que la propiedad esté limpia y en un estado razonable cuando el inquilino comience su contrato de arrendamiento. Asimismo, es el encargado del mantenimiento de elementos tales como el aire acondicionado, el sistema de agua caliente y el gas para cocinar, así como cualquier otro accesorio y mobiliario que proporcione. El inquilino por lo regular, será responsable de cualquier mantenimiento alrededor de la propiedad. Esto incluye cosas como cambiar los focos de luz, limpiar y pasar la aspiradora. Esto incluye, la alfombra y los artículos blancos que incluya con el alquiler. Si la propiedad tiene una piscina, generalmente también es responsable de repararla.

¿Quién es responsable de las fugas de agua y las tuberías?

La plomería también cuenta como mantenimiento de la vivienda, lo que habitualmente significa que es responsabilidad del casero. Si el inquilino percibe una fuga de agua, debe informar inmediatamente al casero. Si no lo hace, y las cosas empeoran, es muy probable que el costo de cualquier daño deba cubrirlo el inquilino.

En el momento en que un inquilino informa sobre una fuga, se convierte en responsabilidad del propietario, pero éste tampoco puede responsabilizar al inquilino por las fugas de agua que se encuentren ocultas. Usualmente, también el casero es responsable de cualquier moho que crezca en la casa. Sin embargo, el inquilino debe asegurarse de ventilar la casa adecuadamente y no causarlo.

¿Quién es responsable de mantener el jardín o el patio?

Las reglas aquí tienden a ser similares a las que regulan el interior de la casa: el inquilino es responsable del mantenimiento diario y el propietario es responsable de factores a largo plazo. Eso significa, por ejemplo, el inquilino normalmente tiene que cortar el césped y cuidar el jardín a menos que el propietario acuerde lo contrario. Pero, éste debe proporcionar las herramientas que se necesitan para ello, como una manguera, y generalmente no puede esperar que hagan más que deshierbar y podar ligeramente.

El arrendador, es responsable de quitar las ramas de los árboles o podarlos. También es responsable de cuidar cualquier sistema de riego que haya instalado, pero, siempre debe asegurarse de que el inquilino tenga acceso a él, para que pueda ajustarlo cuando lo necesite.

Otros problemas comunes

¿Y qué pasa dónde es urgente la reparación?

El inquilino debe informar al arrendador lo antes posible cuando la vivienda necesite reparaciones urgentes. Esto incluye cualquier reparación que pueda exponer la propiedad a daños o exponer a alguien al riesgo de lesiones, así como cualquier reparación que cause que el inquilino sufra dificultades o inconvenientes indebidos.

Esto también incluye reparaciones a servicios esenciales, como gas, electricidad, alcantarillado y agua. Tiene el propietario entonces, 24 horas para coordinar a alguien que repare un servicio esencial o 48 horas donde es urgente pero no esencial. Si el inquilino no puede localizar al arrendador o éste no actúa dentro de estos plazos, podrá contratar a un técnico calificado para que lo repare, pero solo con el estándar mínimo necesario. Luego el arrendador tendrá que reembolsarle el dinero pagado. Cuando una reparación no es urgente, el inquilino debe informar por escrito y el propietario debe actuar dentro de un plazo razonable.

Evitar problemas y disputas comunes

Las disputas entre propietarios e inquilinos a menudo surgen por problemas de mantenimiento.

El arrendador debe asegurarse de que las vías de comunicación permanezcan siempre abiertas, para que esté al tanto de los pequeños problemas, antes de que se conviertan en grandes y que así el inquilino se sienta cómodo planteándolos.

Eso significa que uno de los pasos más importantes que puede tomar el propietario es informar al inquilino sus derechos y responsabilidades por adelantado. También debe tomarse el tiempo para proporcionar un informe detallado del estado de la propiedad al comienzo de un nuevo arrendamiento para que el estado de la propiedad esté documentado de antemano y ambos sepan cuál es su situación.